Now Playing Tracks

En una madrugada como esta…

image

No me gusta hablar mucho de mí, nunca lo he hecho y siempre pienso “lejos esté de mí el ufanarme de algo que haya hecho”, pero esta vez lo haré, sólo por que quiero.

En una madrugada como esta y muchas otras, aprendí a administrar y activar sitios web en WP y blogspot, mover el código html para los elementos de la interfaz no sabiendo mucho sobre programación. Usar illustrator y photoshop sin ser diseñador (aún me falta mucho por aprender) no sabiendo nada, de cero, sin alguien que me orientara o me dijera como hacerle. Hice logos, portadas, flyers, trípticos, tarjetas de presentación, invitaciones, etc. Empecé a usar indesign y me defendí (aunque no muy bien pero lo hice) diseñando boletines vistos por miles de personas, la hice de formador de álbumes igual sin saber papa sobre ello. Hice de la nada imágenes corporativas, ideas, conceptos, considerándome una piedra para la creatividad (aún lo soy). Formé (y formo) parte de la logística de uno de los eventos más importantes de música trance en México de los últimos años, ahí mismo y el crédito lo comparto con mis amigos, sin saber algo de producción sobre escenografías en la temática del terror y teatro vivencial, lo hicimos y gustó, tanto que este año se viene y viene más grande.
En una madrugada como esta, descubrí que tenía facilidad para la música, para tocar guitarra, líricamente, sacar melodías sólo por el oído, aprender de memoria cientos de canciones con letra, melodía y acordes, sólo practicando. Al igual, me convertí en un apasionado de la tecnología, no un experto, pero si en alguien a quien la mayoría de los que me conocen pueden preguntar sobre algo relacionado y contesto con seguridad.
De mis logros con muchísima más satisfacción que otros, y el que a la fecha todavía tengo y llevaré aún más allá, es el de haber perdido la cuenta del número de veces que he cambiado el destino y mundo de un animal abandonado.
En otra madrugada, descubrí o tenía mucho tiempo sin querer aceptarlo, que me encanta la cultura, el arte, la lectura, la comunicación, el social media, lo trendy, lo mainstream, aunque más bien no el ser víctima de las tendencias, sino de saberlas y de charlar de ellas con conocimiento. Me gusta la música indie, la temática, el estilo de ella y por supuesto, muchos de sus exponentes.
Nunca he dejado de ser, ni nunca lo haré, el ser una persona servicial, atenta, dispuesta, alguien que no dice que no cuando se le requiere, un amigo en quien confiar, que no sabe dar consejos, por que su misma mentalidad de tímido, reservado y de miedo “al que dirán” le impide ser extrovertido, elocuente, divertido o simpático, pero que sabe escuchar. El que le gusta reflexionar en todo, que es muy paciente llegando casi a pasivo, que es lento para decidir y meditativo en lo muy importante, pero rápido para aquello que es sencillo. Alguien que ha tenido muchas fallas y fracasos en su vida, pero que ayudarán para un nuevo porvenir Dios mediante.
Así es, en una madrugada como esta, decido no guardar silencio y expresar lo que creo a grandes rasgos de mí, lo que he podido ser y hacer.
Todo esto y, sino he logrado más, es por mi propia renuencia a progresar, a concentrarme en una idea, en un proyecto. Pero sé que vienen más y mejores, por que todas las cosas suceden por algo y ahora, es el tiempo de emprender, de empezar y de no hacer caso a lo que la gente dirá, a lo que te dicen hacer o no hacer, de no hacer caso a lo que mis propias barreras mentales me han impedido por años realizar.

Gundam regresó (estás despedido).

image


Gundam
 (según la wikipedia) es el nombre colectivo de un conjunto de series animadas de ciencia ficción creadas por el animador Yoshiyuki Tomino para los estudios Sunrise. La temática de las series son los conflictos bélicos entre humanos. En la serie, Los bandos en guerra utilizan robots de combate llamados “Mobile Suits” (MS). Por lo general, el “Mobile Suit” del protagonista es el que lleva el nombre de Gundam.

Con el paso de los años, Gundam se ha convertido en un icono cultural de Japón. 

Uno de mi pasatiempos o hobbies es coleccionar figuras del mismo estilo (no soy un coleccionista hardcore, no tengo más de 5 modelos) y precisamente este Gundam de la fotografía arriba, ya había durado más de 5 meses en el escritorio o cubículo, de la oficina que hasta el día viernes pasado era donde trabajaba como transcriptor de documentos digitales (llámesele godinez-capturista). Siempre me gusta personalizar mi lugar de trabajo cada vez que puedo y esta no fue la excepción. Me gusta sentirlo mío, con elementos que me identifiquen.

Y “era” donde trabajaba, porque hoy por hoy estoy desempleado, despedido, finiquitado, eliminado, como así me lo dijeron: “te vamos a mandar a la banca”, neta. La razón de mi despido: “se acabo el proyecto, no vamos a continuar más con él por el momento, no nos urge”, en pocas palabras, “te teníamos de relleno”, bueno, eso no me lo dijeron, yo lo pensé, pero ya lo sabía desde hace algunas semanas. No era nada nuevo para mí el escuchar que mi trabajo no urgía, ya que los proyectos “gordos” se habían terminado semanas antes. Sinceramente y acá entre nos, estaba feliz de la vida por la noticia, dentro de mi había una sensación de euforia o adrenalina, como de esas sensaciones que te hacen sentir escalofrío por todo el cuerpo, ya que esta situación aunque pareciera mala a primera vista, me estaba dando pauta para empezar lo que desde hace meses o tal vez años quería hacer (uno nunca sabe realmente cuando germinan las ideas): fundar una agencia de publicidad.

Unos días antes pedí permiso de salir temprano ese mismo viernes para acudir a una entrevista de trabajo, lo cual no tenía nada que ver con el despido y estoy seguro de ello, por que la persona que me notificó acerca de “mandarme a la banca” no sabía nada sobre dicho permiso (jiji, pobre de él).

Pues si, Gundam regresó a su lugar de origen, al librero donde pertenecía, a mi casa.

image

Desde muy temprano ese mismo día, sentí que había algo de crucial en él, algo especial y emocionante. Recogí a Gundam, mi vaso para café y la botella de aluminio que utilizaba para tomar agua, estos habían sido fieles compañeros a la figurilla de colección diariamente. Empecé a despedirme de mis compañeros de trabajo, fue emotivo, ya que había pasado la mitad de mi vida con ellos durante casi 5 meses, aunque ahora que lo pienso, creo que no fue tanto tiempo, porque la mayoría de ellos no duraba más de 3 meses por causa de los sueldos y la carga de trabajo. Se alegraron muchísimo por la noticia, ya que muchos de ellos también están buscando nuevas y mejores oportunidades de empleo. 

El despido no me lo esperaba en verdad, pero aún así salí feliz de la oficina, con la cabeza llena de ideas, expectativas y oportunidades diferentes, además de que vería a una excelente amiga un rato después antes de la entrevista para contarle todo lo ocurrido.

Yo soy del tipo pesimista, de aquellos que creen que su vida ha sido un fracaso en muchas ocasiones, fácilmente logro deprimirme por alguna mala situación o noticia que me afecte directamente o aquellos que aprecio, aunque siempre trato de dar ánimos. Esta vez no, esta vez fue diferente. Lo asocio completamente a que Dios tiene los tiempos perfectos para todo. Esto no era obra de la fortuita casualidad.

Acudí a la entrevista de trabajo como se dice: “con toda la actitud”. Se trataba de una agencia enorme de publicidad ubicada en la colonia Del Valle, otros 11 candidatos estaban por ser entrevistados para el mismo puesto, la vacante: Coordinador de medios digitales y redes sociales. El proceso de selección con la reclutadora fue diferente, nos pasaron en 2 grupos de 6 personas cada uno en salas separadas respectivamente, nos dividieron en parejas e hicieron “entrevistarnos” cada uno, fue emocionante. Sin llegar al pesimismo, puedo decir que la mayoría de los candidatos ahí tenían mayor experiencia que yo. Mis probabilidades de quedarme: 5%. Lo bueno de este momento es que en la dinámica, cada pareja tenía que desarrollar una estrategia para incrementar las ventas de la agencia, el chico con quien me toco había trabajado como administrador de cuentas en redes sociales para tv azteca y televisa, co-editor del periódico El Gráfico del Universal y desarrollador web en alguna otra compañía de renombre. Me sentí apabullado y muy nervioso, aunque todos sabemos que esto en alguna manera es normal durante este tipo de momentos. Me defendí como pude aportando lo que sabía, pero aprendí enormemente del chico con el que estaba desarrollando la estrategia. No fue hasta terminada la entrevista que comprendí el haber ido a ese lugar, concretar y aterrizar aún más, aquello que estoy por emprender esta semana.

Ese mismo día por la noche, tuve el gusto de conocer a otra gran persona que me dio sabios consejos para seguir adelante en esta travesía y también de alguna manera ahora que trabajaré independientemente, la oportunidad y las herramientas para involucrarme aún más por medio de la experiencia en las redes sociales y la administración de sitios web, en aquello que también me apasiona desde hace años y lo hago siempre que puedo: el rescate de animales abandonados, como dicen por ahí: “todo salió a pedir de boca”.

Creo que todo sirve en esta vida y confiando en que Dios tiene los tiempos y las causas para que todo suceda, puedes lograr tener otra visión de las cosas a futuro, así como de las calamidades –por así llamarlas– que pueden desanimar o hacernos caer en depresión naturalmente.

A todos mis ex-compañeros de BC, les animo a seguir adelante y hacer todo lo posible por cumplir sus sueños y dedicarse a lo que realmente aman, a los que me han apoyado desde hace mucho, a los que me han permitido servirles también y a aquellos quienes conocí en este último periodo de 5 meses, les agradezco muchísimo su amistad y la forma tan especial en que han aportado algo a mi vida, a todo ustedes les digo, en mi pueden encontrar un verdadero amigo, con fallas y defectos, pero con el que contaran siempre en cualquier momento. Esto no es el fin, es apenas el comienzo.

P.D.: Gracias Allan, Ana, Bere, Brenda, Cristian, Flor, Gaby, Iris, Javi, Juan, Kenya, Lupis, March, Polo, Rene.

We make Tumblr themes